Good Contents Are Everywhere, But Here, We Deliver The Best of The Best.Please Hold on!
Data is Loading...
Your address will show here +12 34 56 78
Blog, Estilo de vida

 

 

 

 

 

¿Cómo financian su viaje? Es una de las preguntas que más nos hacen: Nuestro viaje está sustentado principalmente en ahorros, austeridad y algunos trabajos freelance que hemos comenzado a realizar. Esto, porque las matemáticas no engañan, sabemos que los ahorros se acaban. Ya estamos pensando en conseguir un empleo por un tiempo, en algún lugar más caribeño, para reabastecer las arcas y ganar calorcito,  antes de llegar de forma más definitiva a Canadá.
 
En fin, nosotros, que teníamos trabajos estables, una vez que decidimos renunciar, planificamos nuestro tiempo en la empresa para pagar deudas y luego ahorramos por más de un año. Con esta experiencia, a continuación algunos consejos para quienes buscan ahorrar para una buena escapada de vacaciones o bien, un cambio de estilo de vida.
 
1. ¿LO NECESITO?
 
Lo primero, es dejar de comprar compulsivamente. Suena fácil, pero no lo es. Desde la experiencia, lo mejor para estos casos, es hacerse una pregunta varias veces: ¿lo necesito? ¿puedo vivir el resto del año sin ello? Solo con este cuestionamiento repetitivo, evitamos muchas compras en ropa, zapatos, artefactos tecnológicos, decorativos y electrodomésticos. Los últimos dos años antes de irnos de viaje, solo compramos cosas que llevaríamos. 
 
2. PLANIFICAR EL AHORRO Y CHEQUEAR AVANCE
 
Hazte una tabla con los meses en los que ahorrarás, monto proyectado y monto real. Actualízalo cada vez que puedas, revísalo. Esto te ayudará a cuidar tus gastos y a pensar en un objetivo, una meta. Aunque sea para financiar tus vacaciones a un pueblo cercano, esto es importante para ejercitar nuestra capacidad de ahorro. Con este mismo ejercicio planificamos un viaje a Macchu Pichu por tierra y un all-inclusive en oferta a San Andrés. Adicionalmente, recomiendo también fijar un ahorro automático desde tu cuenta corriente, así dejas de considerar ese dinero en tu bolsillo. Puedes hacer crecer tu ahorro con depósitos a plazo (1 mes o 90 días), con un retorno fijo, pero bajo… O bien, arriesgarte con un fondo mutuo que te puede dar más en un mayor plazo, pero también corres riesgos de que baje. Son opciones que puedes contemplar para mejorar tus rentas.
 
3. REDUCCIÓN DE GASTOS
 
Antes me pagaba el Adobe Creative Suite mensualmente, pagaba el Netflix familiar, compraba Jack Daniels Honey y por supuesto, salía y gastaba mucho en cafés, jugos naturales, cenas, almuerzos y salidas varias. Todo eso lo fuimos disminuyendo: Primero maté la suscripción a Adobe y compré Affinity para la edición de fotos y diseño, así solo haría ese gasto único por un programa similar. Me costó habituarme, pero ahora lo amo. Después de pagar durante un par de años Netflix para toda la familia, decidí que era el turno de uno de mis hermanos.
 

 

Respecto a las compras y salidas, las disminuimos bastante, almorzábamos en la casa y el fin de semana nos entreteníamos cocinando muy Gourmet, pero en nuestro hogar. Aunque en honor a la honestidad, hasta el último momento antes de renunciar, nos dábamos nuestros gustos en comida, siempre, con mucha más moderación que antes. Importante: Solía comprar fideos, arroces, lavaplatos y esa clase de cosas, bien caras y en verdad no vale la pena. Lo más importante, es qué hagas con los ingredientes, si le aplicas talento, con eso haces el mejor plato. El papel higiénico no lo discutiré, lamentablemente el más barato, siempre es malo, pero para casi todo lo demás, mi recomendación es optar por lo barato. Además, mientras el tiempo te lo permita, ignora los productos preparados que puedas hacer tú, también ahorrarás y comerás menos aditivos.
 
4. APRENDER A VIVIR CON MENOS
 
La madre de todos los ahorros. Mientras menos necesites de cosas, menos necesitas comprar, menos gastas y más ahorras para lo que desees realmente. Pueden ser unas vacaciones, una escapadita de feriado largo, un postgrado en el extranjero, un cambio de ciudad, de continente o quién sabe, pero algo que realmente valores para tu vida (puedes leer la columna "Vivir con menos" que publicamos en Elmostrador.cl)
0

Blog, Chile

Lo difícil no es salir, es entrar. Los pasos fronterizos chilenos son conocidos por ser de los más estrictos, en especial en lo que respecta al ingreso de productos de original animal o vegetal. Nuestra experiencia camper con los funcionarios del Servicio Agrícola Ganadero (SAG),  ha sido variada y hemos aprendido mucho a cómo afrontar la frontera chilena:
 
1. TRATEN DE COMERSE TODO.
Sí, bueno, el ideal es pasar sin frutas, verduras; nada comestible. Si te queda algo, trata de cocerlo para comerlo más tarde, así, declaras que llevas esa comida, el SAG revisa que esté cocinada y listo. Clásico: Te quedan unos huevos crudos por ahí, pues los coces y ya está, nada como unos huevos duros con sal para el camino. Ojo también con ponerse creativos con los sándwiches, dejan pasar  las hamburguesas, los queso-jamón, pero atención, los inventos tipo manjar-plátano, quedan en la frontera.
 
2. CUIDADO CON LAS SEMILLAS.
Aunque hemos tenido experiencias diferentes en cada frontera, por regla general, todo lo que se pueda plantar marca una alerta en la fiscalización. Con las lentejas argentinas en paquetes sin abrir nos dijeron: «Son semillas de otro país, pueden traer plagas o las pueden plantar en territorio nacional, no importa que estén selladas ni rotuladas, no entran». No obstante, en otra oportunidad nos dejaron pasar las legumbres, con la condición que estuvieran selladas y rotuladas y en otra ocasión, solo las que pudieran confirmar que eran de origen chileno. Conclusión: Confusión, pero claramente, las semillitas son una gran luz roja.
 
3. MIEL NO.
No entendemos muy bien aún, cómo es eso que una abeja vaya a dar con nuestra miel y enfermarse, pero ése es el peligro, según entendimos desde nuestra ignorancia. Hay muchas enfermedades que en Chile están erradicadas y en otros países no.  Por eso, no se puede ingresar miel. En una oportunidad nos dijeron: «A Chile no ingresa miel de ningún tipo, aunque esté nueva, aunque diga que es de Chile». En otra ocasión fue algo así como: «¿Seguro que no rellenaron el pote de miel chilena con otra? Bueno, pásenla». Y en nuestra última frontera: «Si la miel estuviese sellada, rotulada, podría ingresar». Conclusión: Asegúrense que si llevan miel, esté súper sellada y rotulada y recen porque el criterio del fiscalizador no sea como el que nos quitó la miel de regalo de la abuelita que aún ni probábamos.
 
4. EMBUTIDOS BIEN ROTULADOS.
Aún tenemos gran duda. Nuestro salame de llama medio abierto no pasó la prueba. Nos lo quitaron, pero en teoría, uno bien sellado y rotulado, podría ingresar previa revisión del SAG. Nuestros amigos españoles y catalanes que  han traído jamón, tienen experiencias muy variadas, pero al parecer todo argumento a favor de un jamón viajero radica en el sellado y rotulado, debe indicar contenido y procedencia sin lugar a cuestionamientos. 
 
5. ALIÑOS SÍ. 
Aunque siempre tenemos miedo que nuestro orégano se pierda en la frontera, solo nos quitaron una vez una bolsa sin rotular. Sin embargo, en otra ocasión, solo miraron nuestro cajón de condimentos y dijeron: «Son aliños, éstos pasan». En la camper tenemos casi todo en frasquitos que llenamos cada vez que se acaba cada cosa, y eso al menos nunca nos lo han quitado. Creemos que lo mejor es tener todo de esa forma, en bolsa, tienden a chequearlo y a veces, a dejarlo en la frontera.
 
6. HIERBITAS Y YERBITAS.
Pues sí, las revisan, en busca de alguna cosa rara, pero en general pasan sin drama. Eso sí, debes declararlas igual para que las revisen. Nunca nos han quitado los tecitos, el mate, la cebada,  ni la avena, nada de esas cosas, estén en sus bolsas, envases regulares o en tappers.
 
7. FRUTOS SECOS SÍ, MIENTRAS ESTÉN PROCESADOS.
Un ejemplo simple: Almendras saladas o ahumadas sí, almendras naturales, no.  Un mix confitado de frutos secos también logra pasar la frontera.
 
8. MADERAS SIN TRATAR.
No es alimento, pero había que mencionarlo. Cualquier ramita que encuentren bonita en el camino no pasará la frontera. Sí lo harán todas las maderas tratadas. Nuestra camper está hecha de madera y en algún momento de psicosis, pensamos que podrían desmantelarla. Pero no.
 
9. HARINAS Y OTROS POLVOS SÍ. 
No hemos tenido problemas con eso, aunque siempre los revisan bien a ver si traen algún bicho. En todas las fronteras, luego del chequeo de las bolsas, las harinas y maicenas, a medio usar y sin etiquetas, han pasado a Chile.
 
10. ANTE LA DUDA DECLARA.
Ése sería nuestro consejo final. Aunque luego, un día de fiestas patrias cualquiera, mientras todos comen asado, te toque un fiscalizador de turno – que claramente no quiere estar ahí – te diga: «¿Y por esto me hiciste abrir la maleta? Aun así, declara. Declara tus huevos duros, tu sandwich, tu mercadería en general, aunque sepas que la puedes pasar, debe ser revisada.
 
En fin, de todos modos, pueden revisar la Sección de la web del SAG que explica todo esto, además profundiza en la importancia de mantener esta revisión constante. Después de ingresar por 5 distintos pasos fronterizos a lo largo de nuestro país, les recomendamos tener especial cautela con todo tipo de semillas y la miel, son lo más crítico del chequeo, además de las frutas, verduras y plantas en general. Y recuerden que los funcionarios del SAG están haciendo su trabajo… aunque nos duela… Eso nos decimos cada vez  que recordamos nuestro salame de llama y la miel de la abuelita.
0

Blog, Estilo de vida
Aunque muchos de nuestros amigos piensan que somos lo más hippie que conocen – esto tal vez en parte es cierto – nosotros sentimos que aún estamos muy conectados a la Matrix. Viajamos en la época del internet, del wifi y de los smartphones. Por eso, aquí algunas de nuestras apps preferidas para la ruta, desde maps.me para guiarnos en calles desconocidas, hasta Netflix para el infaltable ocio.

MAPS.ME: MAPAS OFFLINE

maps.me (Disponible en Google Play y AppStore): Lo preferimos sobre Google Maps o Mapas del Iphone porque los lugares que marca siempre están más relacionados con lo que necesitas cuando estás de viaje (Policía, supermercado, miradores, entre otros). Además, puedes descargar los países por zona, por ejemplo, Chile está dividido en 3: norte, centro y sur. Una vez descargados, puedes navegar con el GPS sin problema, sin conexión a internet y cuando ya no los necesites, puedes eliminarlos.
 
Lo bueno: Es una guía que ayuda muchísimo para ubicarte donde sea, incluso en senderos de caminata (indica pendientes y tiempo aproximado, que nunca se cumple, pero sirve de guía). Puedes guardar puntos de interés y agregar información en cada uno. Lo malo: Nos ha enviado contra el tránsito un par de veces. Conclusión, tanto en ciudades como en carretera, estar atentos a la señalética, la última palabra siempre la tienen los letreros.

IOVERLANDER: DÓNDE IR

IOverlander (Disponible en Google Play y AppStore): Lo primero que revisamos cuando llegamos a un lugar es esta aplicación. Cuenta con un montón de lugares con comentarios de viajeros; verdulerías, estaciones de servicio, restaurantes, plazas, etc. Con esto decidimos dónde dormimos, que es una decisión muy relevante, pues debe ser un lugar seguro, idealmente plano, tranquilo para descansar y mejor aún si cuenta con wifi público. A su vez, nos permite saber qué lugares debemos evitar en caso que hayan tenido problemas otros viajeros, incluso dónde es más conveniente cargar combustible. 
 
Lo bueno: Esta app significa tener acceso a una bitácora de datos útiles de muchos viajeros en cada lugar que visitas. Lo malo: Los viajeros no siempre agregamos comentarios, se nos olvida o simplemente no lo hicimos por quién sabe qué razón. Así que a veces, cuentas con comentarios un poco antiguos, de un año atrás. Otro tema es que cuando ingresas un nuevo lugar o comentario (se puede hacer sin wifi), la app demora 2 semanas en publicarlo.

WPS WPA TESTER: WIFI PARA TODOS

WPS WPA Tester (Solo disponible en Google Play): Un gran descubrimiento de Daniel. Luego de pensar que todas eran un verdadero fraude,apareció esta app, directamente a taparnos la boca. Se ve como que no funciona, pero sí funciona. Lo que hace esta aplicación es probar la vulnerabilidad de una red de wifi. Si es vulnerable, tu celular se conecta a esa red y listo, tienes internet. Eso sí, no podrás ver la contraseña, a no ser que tengas routeado tu celular. Lo bueno: Nos ha salvado muchas veces para avisar que estamos vivos y para qué mentir, también para saciar nuestros vicios modernos de conectividad. Lo malo: No siempre funciona, su apariencia no es mejor que la de otras apps que son verdaderas pérdidas de tiempo.

WIFI MAP: CLAVES PÚBLICAS

Wifi Map (Disponible en GooglePlay y AppStore): ¿Alguna vez te cuestionaste acerca de la solidaridad del ser humano? Esta app, viene a confirmar esa virtud tan noble. ¿Comiste una pizza en el local del centro y ahora tienes la contraseña de su wifi? ¿No sería un lindo gesto que otro pudiera acceder unos minutos mientras pasa por ahí? He ahí el espíritu de esta app. Compartir contraseñas de Wifi. Es cierto que hoy la mayoría cuenta con 3G y 4G en sus celulares, pero en el caso de los viajeros, cuando estamos fuera de nuestro país, no aplica. Y sí, al igual que con WPS WPA Tester son una luz de esperanza cada vez que llegas a un lugar en el extranjero, sin conexión. 
 
Lo malo: No siempre funciona, hay veces que las claves se han actualizado o simplemente no hallas señales cerca. Lo bueno: Es gratis, con publicidad entremedio. Si quieres tenerla sin esa distracción, existe la versión de pago. 

COUCHSURFING: QUEDARSE CON LOCALES

Couchsurfing (Disponible en Google Play y AppStore): La red social que todo viajero lleva en su corazón y por lo mismo, vez que podemos, intentamos evangelizar a todo aquel que no la conozca. Como decía una amiga, parecemos fanáticos religiosos golpeando puertas, pero en vez de preguntar “¿Conoce a Jesús?”, preguntamos “¿Conoces Couchsurfing?”. Esta red te permite alojarte gratis en todo el mundo. Eso en términos monetarios, pero más allá de eso, es un tipo de alojamiento que te inserta en la comunidad, te alojas con un local y eso te ayuda mucho a conocer donde estás. Además, si cuentas con un hogar, puedes ofrecerlo para que se queden viajeros. Nosotros dos lo hicimos y nos encantaba. ¿Cómo saber si alojo o no a alguien? Simple, lo mejor de esta red social, es que puedes dejar recomendaciones y comentarios de los lugares donde te has quedado y de las personas que has recibido.
 
Lo bueno: Conoces desde dentro, cada lugar que visitas en caso que estés en ruta. Y viajas sin moverte de tu casa en caso de que recibas viajeros. Lo malo: No sabemos… ¿que alguien no respete las normas de tu hogar? En fin, creemos que para evitar todo tipo de malentendidos, lo fundamental es leer muy bien las referencias de cada viajero y anfitrión, con eso te evitas muchos dramas.

TRIPLINE: TRAZAR RUTA

Tripline (Disponible en Google Play y AppStore): Ideal para trazar nuestra ruta.Puedes compartirlo vía muchas redes sociales y enlazarlo a tu web. Lo bueno: Puedes administrar tu ruta gráficamente y agregar comentarios en cada lugar. Lo malo: No sabemos por qué, pero hay carreteras que la app desconoce y solo hace una burda línea directa de un punto a otro. Además no es del todo amigable en su versión de celular (es difícil administrar los puntos donde has estado).

ITUNES: MÚSICA PARA VIAJAR

Itunes (Disponible en Google Play y AppStore): Nuestro fiel compañero de viajes, es quien nos musicaliza la ruta. Casi siempre llevamos el iPhone conectado vía bluetooth al vehículo, con iTunes y maps.me abierto. Lo bueno: Cuando logras descargar la música y organizarla, disfrutas de ella, nada más. Las listas de Apple son buenas para descubrir nueva música y se actualizan cada cierto tiempo cuando tienes Internet. Lo malo: Tal vez puede ser que hay que pagar por ello, pero es una cifra que consideramos justa; 3.400 pesos chilenos mensuales. A su vez, no sé si somos medio lentos o qué, pero a veces nos confundimos con el “orden” de la app.

NETFLIX: EL OCIO MÁXIMO

Netflix (Google Play y AppStore): No vemos TV abierta a no ser que Daniel quiera ver un partido de fútbol. En lo personal, no veo TV desde hace más de 10 años (a no ser que tuviera que revisar el noticiero por mi trabajo). Por eso Netflix es tan relevante, bueno, e internet completo. Pues te da mucha más libertad en elegir lo que quieres ver. Aunque descargamos series, documentales y películas aparte, Netflix es parte de nuestro cotidiano.
 
Lo bueno: Puedes descargar series y películas en el celular (o Joydi) para verlas después. Esto es un gran acierto, en especial para nosotros que no siempre tenemos wifi. Además, tiene muchas producciones propias muy buenas. Lo malo: Solo puedes descargar en el celular y la variedad de Netflix no es de lo más amplio, siempre te preguntas ¿cómo es que no tiene esta película?. Yo pagué Netflix a toda la familia durante años, así que le llegó el turno a mi hermano pequeño. Netflix sale aproximadamente 6.500 pesos chilenos (permite 2 personas conectadas a la vez).

GOOGLE DRIVE Y ICLOUD: LA NUBE SALVADORA

GoogleDrive y iCloud (También disponibles en versiones de escritorio): Aprendimos su relevancia cuando nos robaron. Con el respaldo que logramos rescatar de aquí, pudimos empezar con algo, después que nos extrajeran todo el material que teníamos. Aunque la mayoría la respaldamos en disco duro, vale el esfuerzo económico de contar con estas nubes. iCloud cuesta 650 pesos chilenos mensuales por 50GB y Google Drive 14.000 pesos chilenos por 100GB en un año.
 
Lo bueno: Puedes respaldar el material más relevante de tus proyectos. Creo que el respaldo de las fotografías sacadas con tu celular o descargadas al mismo, es bastante bueno en ambos casos. En particular en iCloud, si andas con internet, puedes acceder desde un navegador a tu cuenta iCloud y revisar las fotos del día o bien, desde la aplicación “Fotos” en tu mac (es muy parecido con Google Photos, asociado a tu cuenta de Google Drive). Lo malo: Necesitas internet para respaldar y no siempre cuentas con ello viajando. Un tip importante, siempre guarden el disco duro en un lugar distinto al del computador. Cuando nos robaron, teníamos todo junto.

AFFINITY: EDICIÓN DE FOTOS SIN PAGAR DEMÁS

Affinity (disponible para MacOs): Poco antes de dejar de trabajar, supimos que ya no podíamos seguir pagando la suscripción a Adobe Creative Suite (sobre 30 mil pesos chilenos mensuales). Por lo mismo, nos pusimos en la búsqueda de un programa de retoque fotográfico y diseño que pudiera reemplazarlo. No fue fácil, pero finalmente dimos con Affinity Photo y Affinity Designer. Con las mejores referencias (Apple Mac App del año 2015) y un único pago de 35 mil pesos chilenos, adquirimos estos programas y hoy son fundamentales para la edición de nuestras imágenes y como plataforma de ilustración.
 
Lo bueno: Muy similar al entorno Adobe al que estamos habituados, pero muchísimo más económico. Además cuentan con canal de Youtube con tutoriales oficiales, muy al estilo “la guía del idiota”. Lo malo: Algunas cosas funcionan mejor en Adobe. Por ejemplo: El parche curita. Pero… puedo vivir con ello.

IMOVIE: EDITAR VIDEOS SIMPLES

iMovie (Disponible para iOs y MacOs): Antes de que nos robaran, usábamos Final Cut, pero como nuestro computador actual es un poco menos eficiente, decidimos editar con iMovie. Lo bueno: La edición es sencilla, muy intuitiva. Lo malo: No deja mucho espacio a la personalización de textos, transiciones, etc. 

LOGIC PRO X: EDICIÓN MUSICAL TOP

Logic Pro X (Disponible para Windows y MacOs, ¡busquen en Youtube!): Excelente programa para editar audio. Aquí grabamos con nuestra fallecida interfaz de audio y funciona a la perfección. Lo bueno: Es simplemente genial. Lo malo: No sabemos qué podría ser lo malo, tal vez que aún no sabemos sacarle el 100% y que si no consigues instalarlo siguiendo los pasos de algún video de YouTube, sale bien caro. 

CALIBRE: LIBROS GRATIS

Calibre (Disponible para Windows y MacOs): Lo usamos para convertir los pdf al formato óptimo para Kindle. Aquí administramos los libros. Para descargar, consultamos  http://libgen.io. Lo bueno: ¡Libros gratis! Lo malo: No siempre se ven muy bien cuando se trata de libros con muchas imágenes insertas.
0

Blog, Estilo de vida
¿Cómo lo haces? / ¿Con qué? / Con el baño… Es una pregunta frecuente para todas las que viajamos, ya sea a mochila, bici, moto o en camper. Y la verdad, es que más allá de lo sexista que pueda leerse, las mujeres tenemos desafíos extra cuando se trata de nuestra biología en ruta. Así que iré punto por punto con la mayor claridad posible. Esto les puede servir aun cuando no sean viajeras empedernidas, muchos de estos consejos, les pueden ser útiles para simplemente andar más cómodas.
 
La menstruacion: Algunas prefieren evitársela con inyecciones, pero para mí, es importante mantener el ritmo lo más natural posible. Antes de viajar estaba usando  tampones y me resultaban bastante prácticos. No obstante, sabía que para viajar necesitaría otra cosa. Los tampones serían un costo fijo, poco sustentable en muchos sentidos.
 
Así que investigué un poco y decidí comprarme un par de copas menstruales. En mi ciudad no había un mercado establecido de copas, solo hallé a una chica que vendía por facebook y aún no le llegaba stock. Así que decidí comprar por Amazon. No fue fácil elegir marca, menos la talla. Hay varias disponibles, para decidir, revisé el feedback en internet, en mi caso, considerando opiniones, precio y factibilidad de envío a Chile.
 
Me quedé finalmente con un par de “dutchess cup”. La talla a elegir fue otro gran dilema. Esta marca tiene dos, para menores de 30 o sin hijos y las más grandes, para mayores de 30 o con hijos. En ese momento, tenía justo 30 y como soy baja, pensé que lo mejor para mí sería una pequeña, pero entré a dudar en su capacidad de retención del flujo, así que escogí la más grande. Apenas llegaron, me vino la menstruación.
 
El proceso de inserción requiere técnica, la cual se adquiere con práctica. A mí me resulta más fácil insertarla, doblándola por la mitad mientras estoy agachada. Las primeras veces no la instalé muy bien y aunque retenía casi la totalidad del flujo, a veces manchaba un poco la ropa interior, por lo que les recomiendo usar protectores las primeras veces, además así se sentirán más tranquilas.
 
Para sacarla es casi el mismo proceso, buscas el apéndice que tiene, lo tiras un poco y luego la presionas más arriba, achicándola, a la vez para que libere el efecto vacío que la mantiene bien instalada, impidiendo el paso del flujo. Por lo general nunca se llena más de la mitad, pero depende de cada una. Las primeras veces, me molestó sacar la copa y básicamente fue porque no logré relajarme, ahora lo hago sin problemas, pero la recomendación es estar completamente relax, cualquier mínima tensión o apretada que demos al sacar, dificultará el proceso. 
 
Respecto a su aseo, es importante hervirla 3-5 minutos antes y después del ciclo. Para ello les servirá un recipiente pequeño, donde quepa la copa completamente sumergida. Eso sí, para mantenerla completamente sumergida, les recomiendo comprar un mini batidor de huevos, el cual contendrá y mantendrá la copa sumergida bajo el agua, así no saldrá a flote y además, evitará que toque la olla, evitando que se queme.
 
Este proceso de desinfección, debe repetirse al terminar la menstruación, para guardarla limpia. Respecto a la frecuencia de inserción y sacado; durante la semana de menstruación, la copa se pone en la mañana y se vacía en la noche, para volver a introducirla y descansar tranquila hasta la mañana siguiente para repetir el proceso hasta que termine el sangrado. Cuando haces ese cambio durante tu periodo, solo es necesario lavar la copa bien, con agua y si deseas con algún jabón desinfectante, lo importante es eliminar los restos de fluido de la copa, en especial de los orificios que tiene. Todo esto puedes realizarlo en un baño o donde puedas; en la naturaleza misma o también dentro de tu carpa o camper, en estos casos, puedes eliminar el flujo de tu copa con papel higiénico. Para limpiarte tú, los pañuelos húmedos que más abajo mencionamos son ideales, pero recuerda siempre eliminar el exceso de humedad que dejan, con papel higiénico.
 
Lo bueno: La copa dura 10 años, no genera tanto residuo, es más caro que un paquete de tampones, pero al cabo de un año o menos, ya habrás pagado su valor en cualquier otro método. Lo malo: Debes tener extra cuidado con la higiene de tus manos antes de aplicarla y también con la misma copa (sí, se termina manchando, he leído por ahí varias técnicas para dejarla como nueva, pero aún no lo intento). Importante: Siempre contar con alcohol gel. Nosotros tenemos uno en cada puerta – piloto y copiloto – sumado a otro atrás y unos pequeños en los bolsos para salir. Es crucial, porque a veces el agua escasea y esto puede ser la diferencia entre una infección y seguir tranquila el viaje. Lo otro, para quienes son un poco más escrupulosas, la copa puede resultar un poco “gore”. Aquí un video muy completo de cómo usarla por si les quedaron dudas.
 
Orinar: Ese acto tan cotidiano, se vuelve complejo a veces cuando estamos en ruta. Para mí todo se facilitó cuando me compré el embudito. Repetí un poco lo mismo que para la copa, terminé comprando en Amazon y las primeras veces tuve accidentes (sí, me mojé). Este aparatito me gustaría haberlo usado antes. Lo habría utilizado fijo en baños químicos asquerosos o baños de los buses. ¿Por qué? Porque con este artilugio, orinas de pie como un hombre, no tomas contacto con la taza del baño, no hay necesidad de hacer equilibrio o de cubrir la taza con papel.
 
Para cuando viajas, puedes hacer directamente en la naturaleza, pero cuando es de noche o simplemente hace frío y no quieres salir de la carpa o camper, un botella o el siempre bien ponderado “pato”, te servirá, igual que le serviría a un hombre. Sobre el pato es interesante aclarar que aunque puede durarte limpio bastante si lo higienizas con cloro con frecuencia, durante el viaje el agua es un bien escaso, por lo que vale la siguiente observación; ayuda mucho instalarle en la tapa un gel adhesivo higienizante, eso lo mantiene de buen olor.
 
Volviendo al tema central, acerca de la limpieza del embudo, en mi caso de marca Go Girl, es imprescindible lavarlo con frecuencia con jabón higiénico, si lo mantienes limpio no genera olor, es genial. Y bueno, si crees que necesitas extender tu embudo porque orinas y te mojas los pies, puedes comprarte una extensión y ¡puedes jugar a ver quién llega más lejos!  Lo bueno; ya no te aguantas la orina y tu cuerpo lo agradece. Lo malo: Cuesta habituarse, hacerlo sin derramar nada tiene su ciencia. Pero sirve tanto, que vale el esfuerzo.
 
Nº2: Aunque no es un tema exclusivamente de mujeres, creo importante la mención… Siempre que podemos, vamos a baños públicos, pero a veces no es posible. La opción más ecológica, es usar la naturaleza; una pala para hacer un hoyo y luego sepultar tus desechos. Sin embargo, a veces solo estás en la ciudad, sin baños públicos y debes ir por la tercera alternativa; la bolsa. Tenemos una silla plegable que tiene una especie de taza para sentarse, la venden, nosotros la adquirimos en la zona franca de Iquique.
 
En esa silla, puedes agregar una bolsa bien asegurada y hacer tus necesidades (recomiendo dejar de base algo de papel higiénico). Una vez lista, debes cerrarla muy bien y botarla en algún basurero, idealmente, uno que se vea que lo levantan con frecuencia. La mejor opción siempre será un baño químico en todo caso, lo que eliminas finalmente es agua y si no encuentras un lugar destinado para esto (como en la mayoría de Sudamérica) puedes vaciarlo en algún lugar de la ruta o bien en algún baño público.   
 

Anticonceptivo: En mi caso, uso el anillo vaginal, que me parece de lo más cómodo, te olvidas que lo tienes, al igual que la copa. Tiene un impacto hormonal menor y no corres el riesgo de “olvidarte de la pastilla”, te lo dejas 21 días puesto y te lo sacas otros 7 para menstruar. Insertarlo no es del todo fácil al comienzo, a mí me quedaba medio afuera los primeros meses de uso, luego con práctica todo bien.
 
De todos modos, ahora vienen con aplicador y es muy fácil insertarlo. Para sacarlo, solo hay que encontrarlo y retirarlo. Algunas dicen que se les pierde adentro y es cierto que a veces, por un par de milisegundos crees que no está, pero es cosa de buscar bien.
 
Lo bueno: Te despreocupas por 21 días. Lo malo; al igual que con la copa, la higiene de tus manos es muy importante, y bueno, no es barato (20 mil pesos chilenos) y no siempre lo encuentras, a veces está agotado o simplemente no lo venden  (como nos sucedió al sur de Bolivia y el norte de Argentina que no sabían de él).

PS: Rara vez coinciden si tu ciclo menstrual está en orden, pero aquí va un consejo: Nunca uses el anillo junto a la copa. Si llegaran a coincidir, para esos días utiliza toalla o tampón. El anillo debe estar en contacto con nuestro cuerpo, y si andamos con la copa, corremos el riesgo de que quede dentro de ella y pierda su eficacia como anticonceptivo. 
 
Ducha: Lo mejor es cuando nos ofrecen una ducha caliente. Nada más reponedor en un viaje que un baño. A veces pasa alguien y te invita o tal vez hiciste Couchsurfing. Lamentablemente, no siempre contamos con ducha. Otra alternativa es preguntar en las hostales. Lo normal es que cobren entre 1.000 y 1.500 pesos chilenos una ducha, hay también en playas.
 
Otra posibilidad que hemos usado bastante, es ducharnos en el vehículo. La puerta trasera de nuestro furgón se abre hacia arriba y permite instalar una cortina impermeable con velcro, allí tenemos dos opciones: Sacar agua desde nuestra reserva en el tubo o bien, coger agua en la ducha de camping (esa típica bolsa plástica negra). Cuando nos hemos encontrado con ríos y lagos, hemos preferido la segunda opción, pues así no usamos el agua que también es muy importante para el lavado y cocina.
 
Ahora, hay veces que hace frío, no tenemos ducha disponible y lo único que queda es aguantar un poco más, aseándonos en nuestro lavamanos/lavaplatos/lavatodo. Para evitar infecciones urinarias lo principal es hidratarse bien, no obstante, la higiene es también relevante, por lo que en estos casos, es vital aplicar los salvadores pañuelitos húmedos. Preguntamos a dos parejas que son padres cuáles eran las mejores en relación precio-calidad y ambas coincidieron en las Parent’s Choice, así que ésas compramos siempre que las encontramos en oferta. Sea de esa marca o no, ideal que elijan sin aroma, así no corren riesgos de alergia, infecciones u oler a bebé recién mudado.
 
Recomendación final: Empiecen con estos cambios antes de salir de viaje. En especial con la copa, es importante el ensayo previo con la mayor comodidad posible, luego con más técnica, puedes adaptarte más fácil a un contexto más austero. Lo mismo con la Go girl, prueba en lugares seguros para ti, sin ropa, para no mojarla y luego con ropa, practica que te será muy útil.
 
Si no planeas ningún viaje, pero te interesa andar más cómoda, sin lugar a dudas te recomiendo la copa, porque te permitirá estar 12 horas si preocuparte de cambiarte; también el anillo, porque te permitirá estar 21 días sin preocuparte de tomar la pastilla y ojo, ¡no se siente! Si te la pusiste bien, te olvidas que la tienes. Y bueno, también la Go girl, porque si algo hacemos las mujeres es aguantarnos la orina, cuántas veces no hemos deseado poder orinar de pie, sin tener que bajarnos por completo los pantalones, cuántas veces no hemos pensado que sería mejor orinar de pie en ese horrible baño público. En fin, espero que les haya servido este post y que se atrevan a probar estos métodos.
 
Ninguna de estas marcas mencionadas nos pagan por escribir esta recomendación. ¡Nos encantaría! Pero no es el caso…
 
Aquí les dejo algunos posts de otras viajeras que me parecieron útiles a mí, antes de viajar: 
– La vida de viaje (especial para las cicloviajeras)
– Viajando por un suenyo (menstruación en el viaje)
0

Blog, Chile, Rutas
El Valle del Elqui es un imperdible de la Región de Coquimbo. Para los que viajamos en vehículo, no fue del todo fácil encontrar espacios rodeados de naturaleza para estacionar y pasar la noche. Los caminos al valle son angostos, sin área para aparcar,  o bien, inclinados, es decir, incómodos para dormir. 
 

Para nosotros, Valle del Elqui fue Río Mágico. Allí pudimos percibir la mística del valle. No fuimos a Fundo Los Nichos, siempre que pasamos ya se nos hacía tarde para algo y tampoco hicimos el tour de Mistral en Pisco Elqui. No obstante, en ese lugar compramos una edición exclusiva de pisco bastante buena. Qué puedo decir, con nuestros recursos que son limitados, preferimos invertir en beber un buen pisco, antes de saber con exactitud del proceso de producción. 
 
De todos modos, como les decíamos, Río Mágico en Cochiguaz nos hizo la experiencia. No acostumbramos a pagar camping a no ser que sea estrictamente necesario y en este caso fue así. No teníamos dónde estacionar, así que seguimos el consejo de un señor a quien recogimos unos kilómetros antes; el camping era la mejor alternativa. Aunque logramos un descuento, para nosotros fue caro (10 mil pesos chilenos la noche). En fin, muy lindo, para pasar la noche y para pasear de día, es un gran recinto al lecho del río. Pueden escuchar el sonido de esa rivera en nuestro canal de Youtube
 
A unos kilómetros de Vicuña, está otra postal imperdible, el Embalse Puclaro. Se hacen deportes acuáticos allí y según nos contaba nuestro guía local del momento, al parecer se han tomado los espacios más cercanos al dique. Por lo tanto, ya no es posible ir a tomar té a la orilla. Nos gustó, pero precisamente por la falta de espacios públicos frente al agua, nos desanimó para pasar un rato.
 
Y bueno, recuerden que Vicuña es la ciudad natal de la gran poeta Gabriela Mistral, por lo que su museo es parte del recorrido turístico de la ciudad.
 
No obstante, el sitio que nos sorprendió fue Monte Patria. Al interior de Ovalle es una zona agrícola muy bella, pero sin mucha infraestructura para el turista. Sin embargo, si andan viajando como nosotros, se lo recomendamos. Es mucho más campestre y la perspectiva de los valles en algunos lugares es incluso mejor que Elqui, aunque la panorámica de Vicuña desde su cerro, es fantástica al atardecer.  
 

 

 

Otro parque que nos habían recomendado era el Fray Jorge. Con un microclima y bosques valdivianos, es una especie de oasis frente al mar. Quedamos encantados con esa mezcla de verde, arena y mar. En algunos sectores parece bosque de cuento de hadas, así que es un buen panorama para hacer caminata. El parque no es gratis, aunque la entrada no es cara, tiene muy buenas instalaciones y una sala de informaciones con un guía. El único «pero» es que no se puede acampar dentro. Nosotros llegamos el día anterior y dormimos en la entrada.
 

Nuestra ruta en esta ocasión fue más familiar, pues visitamos a varios parientes y amigos de Daniel. En La Serena, Coquimbo, Vicuña, El Peñón y Monte Patria. Aunque hicimos pocos recorridos, creo que viene al caso destacar la costanera de La Serena, muy tranquila y limpia, ahí nos encontramos con Viajeros de Costa Rica.  A su vez, es imposible no recordar la fuerza de la naturaleza en Coquimbo. Venimos del norte de Chile y sabemos de terremotos, pero los daños que sufrió en 2015 la costa coquimbana son cuento aparte. Se nota que aún no recuperan el borde costero en plenitud, pero al menos se evidencia un esfuerzo local por restablecer el sector del puerto y la caleta. Aún nos queda mucho como sociedad para mejorar la respuesta inmediata y reconstrucción frente a estos eventos. 
 
PD: Unos meses después de nuestra visita a Coquimbo, la ciudad fue azotada nuevamente por otro sismo fuerte (6.7).

¿Cómo evaluamos esta ruta?

Cariño: 7 (Estuvimos a full regaloneados por la familia y amigos).

Paisajes: 6 (Valles lindos, y nos quedamos completamente con esa mezcla de vegetación y playa de Fray Jorge).

Comida: 7 (Mucha fruta para comer directo del árbol).

Precios: 6 (Buenos precios en general, la palta ya no es tan cara como más al norte).

Estacionamiento: 6 (Buenos lugares, solo en Elqui costó encontrar).

Seguridad: 6 (no sentimos peligro).

Total: 6,3

Ver nuestra bitácora camper en Youtube

0

Argentina, Blog, Rutas
Salta por sí misma es «la linda», como la llaman, pero lo más hermoso, son sus alrededores, así nos recomendó nuestro Couchsurfer Miguel allá y le hicimos caso. Nuestro consejo es quedarse un rato en Salta para conocer su centro histórico, con arquitectura muy colonial, tiene mucha actividad artística-cultural, no por nada es la ciudad más grande del norte. Pero definitivamente sus atractivos están al sur. La carne, el queso y las pastas son lo mejor, pero sí que está genial en todos lados donde fuimos en Argentina. (Pueden revisar nuestra ruta en Google maps.)

keep reading

0

Blog, Bolivia
Estuvimos casi un mes en Tarija y para ser honestos, nos sentimos muy bienvenidos. La gente que nos encontrábamos se alegraba que viniéramos de Chile y nadie nos preguntaba de La Haya. El cambio fue brusco respecto a Uyuni y Tupiza, hay que decirlo. La amabilidad y alegría de los chapacos son fuera de lo común. Además de eso, allí comimos realmente rico, no solo en la calle y el mercado, sino también en la casa de nuestro couchsurfer Antonio.
 
Apenas llegamos a Tarija buscamos ubicación recomendada por IOverlander y después de meditar un poco escogimos la plaza de la Iglesia San Roque. En ese momento, no sabíamos que en 4 días más comenzaría el cierre de la fiesta de San Roque, típica de Tarija y multitudinaria. Tuvimos además la suerte que nuestro couch era bailarín y un chapaco de tomo y lomo. Nos dio a probar las blanqueadas (empanadas con cayote y crema encima) y nos llevó al mercado central más pulcro que conocemos, realmente inmaculado. Allí tomamos combinado (helado con jugo de limón) y al día siguiente – por su propia recomendación – fuimos por lo más típico; un saice, una especie de guiso.  Una semana más tarde, también tocamos música con nuestro amigos argentinos por casi todo un día prácticamente, en pleno hall central del mercado.
 
La fiesta de San Roque cada año convoca a más personas, según escuchamos en las calles. Hace mucho existía en Tarija el único hospital  para leprosos en Bolivia. Durante la mayor parte del año, los enfermos se podían autosutentar con producción propia, sin embargo, los meses del año en que la agricultura no daba, se acercaban al pueblo con sus cuerpos cubiertos y haciendo sonar unas varas para anunciar su llegada; así evitaban contagiar y las personas les dejaban comida afuera de las casas. Esto, se mezcla con la veneración a San Roque, quien fue un noble muy adinerado, que renunció a todo para cuidar a los enfermos de lepra en Francia, se contagió y un perro lamió sus heridas y lo curó. Por eso se dice que es el santo de los enfermos, pobres y animales. Hoy quienes caminan por las calles de Tarija no son leprosos, pero representan esta antigua tradición y con ello, alaban al santo año tras año.
 
Sentimos que el recibimiento compensó todo lo mal que lo habíamos pasado con el robo. Incluso tuvimos la oportunidad de comer varios días en la casa de Antonio. Las mujeres de la familia eran expertas chefs de comida local, su sobrino un catador de quesos y su padre, un emprendedor vitivinícola que nos dio a saborear el mejor singani que hemos probado hasta el momento.  Regresamos la mano diseñando las etiquetas para la nueva producción y mejorando otros diseños ya consolidados.
 
La sopa de maní a 6 bolivianos (algo así como 600 pesos chilenos, es decir, menos de un dólar), era exquisita, con papas fritas arriba y muy abundante. Y cómo olvidar los karpiles de limón, bebida láctea típica de Tarija, tan adictiva que los estudiantes que iban a La Paz o Cochabamba, lo pedían en sus encargos a sus familias.
 
Y para seguir con la dieta chapaca, no podemos dejar de mencionar al Kapo. Ubicado a una esquina de la plaza San Roque, un imperdible. Cualquier plato, 20 bolivianos, siempre con su buena carne y acompañamientos a gusto. También tiene sandwiches y otras delicias, pero lo más bonito de todo, es que te prepara todo ahí mismo, ves el proceso que te aumenta el apetito. El Kapo es capo y buena onda. Nada que hacer con esa combinación, vayan si están allá. 
 
Tarija es una ciudad grande, tiene muchas plazas, muy bien cuidadas con flores y árboles altos para capear el calor y también las lluvias.Eso sí, ojo con quedarse tomando cualquier cosa en las plazas, los policías hacen rondas y nosotros lo aprenderíamos amablemente de un uniformado que nos sacó de nuestra amena reunión argentino-chilena de Fernet con Coca Cola.
 
En Tarija conocimos a varias personas, algunos anónimos. Nos recordamos con cariño de Mariana y Diego que nos acompañaron a comer sonzo. Cerca del Mall (caro, vacío, pero con buenos baños), está el puente San Martín, allí les recomendamos ir de todos modos, para almorzar o cenar o simplemente si están con hambre. Allí encontrarán sauce, anticuchos, tortas de queso (empanadas) y lo más rico que probamos; sonzos. Originarios de Cochabamba, también los hacen allí, son una mezcla de puré de yuca con queso montadas en una rama. Exquisito.
 
Otro lugar que se quedó en nuestro recuerdo es San Jacinto. A un par de kilómetros del centro de Tarija, nos dio hermosos paisajes y un relax fantástico. Aunque la rivera del lago no es del todo de fácil acceso para un furgón, logramos pasar entre los árboles. Allí nos quedamos dos noches, muy tranquilos, con las puertas del vehículo abierto, full brisa suave. Su único defecto son los mosquitos pequeños que hasta el día de hoy no entendemos qué querían de nosotros, no nos picaban, solo se quedaban quietos y morían al más suave toque.
 
Conocimos también la Casa Creart, un lugar donde un nuevo amigo chapaco, Daniel, alias el Chiquilín, hacía clases de música. Les recomendamos pasar por ahí, si no es para una clase de música o artes plásticas, a comer algo rico que preparen sus dueños. Además del contacto con el mundo artístico, pudimos conectarnos con el sector uiversitario. Dimos nuestra primera charla en el marco del proyecto de viajes en la universidad Domingo Savio, sobre comunicación estratégica, pero aprovechamos también de hablar de nuestro estilo de vida. Fue una gran experiencia, si alguna vez volvemos, ya tenemos todo coordinado, iremos a dar clases allá, ¡seguro!
 
Al salir de Tarija vivimos un trocito de selva, Tariquía. El pulmón del sur de Bolivia, no bajamos porque teníamos ganas de llegar a Argentina y ya se estaba empezando a oscurecer. Pasando el segundo túnel camino a Bermejo, nos encontramos con muchos mosquitos. No dimensionamos la cantidad hasta que paramos en Bermejo, donde encontramos muchos insectos estrellados contra el parachoques, las luces delanteras y los tubos de agua de arriba. Y bueno, también encontramos ranas… que lamentablemente pensamos que eran rocas. QEPD. 
 
Una observación interesante; desde Bolivia no nos querían dejar pasar a Argentina por la falta del seguro vehicular. Pasamos la noche en Bermejo donde casi no dormimos por el calor (nuestro aire acondicionado estaba mal hace rato). Al día siguiente, decidimos arriesgarnos para cruzar nuevamente y lo logramos. Después de explicar la situación ya en Argentina, nos dejaron ingresar al país con el compromiso de comprar el seguro apenas pudiéramos. Más que nada para evitarnos problemas con la policía. Cuento corto, lo contratamos por internet en un cibercafé en Aguas Blancas. Importante: la aseguradora que hay allí no emite seguros a extranjeros.
 
Tarija es linda, chura. nos costó muchísimo salir de la ciudad. Allí llegamos después del robo de nuestros equipos, allí nos recibieron con cariño casi todos con quienes hablamos, allí nos llenamos de ganas de seguir con nuestro viaje.  Fueron importantes en nuestro paso por tan chura ciudad: Antonio y Ciscar Daniel y sus familias que sin duda nos hicieron sentir como en casa. Unos chapacos más. A Mariana y Diego por su buena onda. A Pafa y Facu por su amistad y música. A la familia de Genaro que se graduaron como los mejores vecinos en San Roque y por supuesto al Kapo, las mejores carnes que comimos. 

Ver nuestra bitácora camper en YouTube

 

 

 

keep reading

0

Blog, Bolivia, Rutas
Sí, las fotos en el salar de Uyuni son casi postal obligada cuando pasas por Bolivia: 10 mil kilómetros cuadrados de sal son sin lugar a dudas una maravilla. Nosotros llegamos haciendo ruta con @TatiyRicaporelmundo, quienes fueron nuestra brújula entre Ollagüe (Chile) y Uyuni. El camino por Bolivia es uno de los más calaminosos en los que hemos transitado, así que si deciden emprender por ahí, prepárense para un temblor que parece eterno.
 
Estuvimos 3 días en el salar, disfrutando de sus atardeceres y encegueciéndonos con el resplandor blanco durante el día junto a Tati, Rica y Franco (@rodandoelkombinente). Para nosotros lo mejor era la noche, el cielo prístino y la luna llena sobre el salar son algo hermoso, para quedarse absorto un buen rato. Además se pueden hacer tomas nocturnas para quienes gustan de la fotografía.

keep reading

0

PREVIOUS POSTSPage 1 of 2NO NEW POSTS