Good Contents Are Everywhere, But Here, We Deliver The Best of The Best.Please Hold on!
Data is Loading...
Your address will show here +12 34 56 78
Chile, Rutas, Video
Futaleufú no siempre está en la ruta de quienes recorren Carretera Austral. No obstante, el lugar nos llamaba, tal vez porque su gentilicio es «futaleufense» o solo porque estábamos con ánimos de variar un poco la ruta. Y vaya que valieron esos kilómetros extra.
 
Casi en la frontera con Argentina, Futaleufú es un rinconcito paradisiaco entre montañas, la ruta que viene desde Chaitén, permite recorrer el lago Yelcho y muchos ríos. El sector ofrece muchas actividades; caminatas, rafting y pesca. En general, cualquier espacio sirve para estacionar el vehículo camper, pero lo más bello está en la costanera de la laguna Espejo, en pleno Futaleufú. Al lado del centro cultural, donde se puede encontrar una wifi abierta.
 
Las caminatas son de mediana intensidad, aunque para Piedra del Águila recomendamos llevar bastones por lo empinado que es. Bajar puede llegar a ser un deporte aventura si no llevas el calzado adecuado o simplemente pisas algunas rocas sueltas, que están por todos lados. 
 
Es un MUST de Carretera Austral, aunque signifique un desvío… Eso sí, aquí algunas precauciones:  En esta parte del sur de Chile, comenzamos a notar una disminución notable de cajeros automáticos. En Futaleufú, solo hallamos un cajero, habilitado en BancoEstado. Más adelante incluso, solo encontramos negocios con «caja vecina», habilitadas para las famosas «cuentaRUT», es decir, sin posibilidad alguna de utilizar cualquier tarjeta que no sea ésa. Lo otro, es difícil encontrar verduras y frutas frescas, si pueden abastecerse antes de alguna verdura que dure (repollos, cebollas, zanahorias y tomates), háganlo. Entre más al sur vayan, más complejo será esto, así que apenas consigan un lugar donde vendan, compren.

0

Artículo, Chile, Opinión, Video
Tuvimos la suerte de estar este año, en los parques administrados por Tompkins Conservation, justo antes de su transferencia a Conaf. Hoy, con el traspaso de 407 mil hectáreas al Estado de Chile, son la mayor donación de tierras privadas de la historia. Esta nota es distinta a las anteriores, queremos invitarlos a reflexionar en la mejor inversión de todas: la naturaleza.
 
Comenzar la Carretera Austral en el Parque Pumalín fue una bofetada. Una bofetada de belleza que te golpea en cada piedra de los senderos y también, una bofetada bien fuerte por todo lo que en algún momento dudaste sobre los Tompkins. Cada aspecto de este proyecto, te remece: La recuperación de fauna y vegetación nativa, las rutas escénicas, bien pensadas y las instalaciones en general, te dan el golpe final de súbita emoción, pero con un trago final de culpa.
 
En 2003, Douglas y Kristen Tompkins compraron medio millón de hectáreas en la Patagonia chilena. ¿Cómo era posible que un par de empresarios millonarios, comprara ese terreno en la Patagonia, solo para donarlo al Estado como áreas protegidas? Algo no calzaba, sin embargo el espíritu y motivación de los Tompkins fue derrumbando todos y cada uno de los mitos, incluso aquel que no veía relación entre naturaleza y economía: Conforme avanza la Ruta de los Parques de la Patagonia, la industria turística crece en torno a este sueño. Este proyecto contemplará un recorrido de 2.800 kilómetros y 17 parques nacionales (11,5 millones de hectáreas protegidas) y según la visión de Tompkins, será uno de los principales destinos mundiales para observar la naturaleza en su estado más prístino.

Revisa el resumen de nuestro paso por Pumalín:


Un tiempo después de la entrega a Conaf, el Gobierno de Chile anunció el acuerdo con Tompkins Conservation y The Pew Charitable Trusts para crear un fondo para mantener la Ruta de los Parques. El círculo parece cerrarse, sin embargo, se abren otros y en esta contingencia, sumada a la relevancia que ha captado en el mundo el cambio climático, decir que la mejor inversión es la naturaleza, no es una idea descabellada, si no, realista, para la propia subsistencia.
 
La invitación es a pensar en grande – y también en lo cotidiano – sobre cómo aportamos a conservar la naturaleza de nuestra región y país y a la vez, cómo podemos orientarlo al desarrollo. El equilibrio parece circense, mas no imposible. En lo grande; empresas aportando directamente en la conservación de nuestros paisajes y la vida en ellos. Y en lo cotidiano; visitando y visibilizando los parques y reservas nacionales, llevándonos la basura de  ahí, alterando lo menos posible el ecosistema. 
 
Para cerrar, las cifras son duras: El último informe de la Plataforma Intergubernamental de Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos, IPBES, fue realizado por 145 expertos de 50 países durante tres años y reveló que un millón de especies se encuentran amenazadas debido al impacto del ser humano en el planeta. La naturaleza, no es solo la mejor inversión, es la más imprescindible.
 
Revisa la nota completa que escribí en empres@ctiva:

 
0

Blog, Chile

Lo difícil no es salir, es entrar. Los pasos fronterizos chilenos son conocidos por ser de los más estrictos, en especial en lo que respecta al ingreso de productos de original animal o vegetal. Nuestra experiencia camper con los funcionarios del Servicio Agrícola Ganadero (SAG),  ha sido variada y hemos aprendido mucho a cómo afrontar la frontera chilena:
 
1. TRATEN DE COMERSE TODO.
Sí, bueno, el ideal es pasar sin frutas, verduras; nada comestible. Si te queda algo, trata de cocerlo para comerlo más tarde, así, declaras que llevas esa comida, el SAG revisa que esté cocinada y listo. Clásico: Te quedan unos huevos crudos por ahí, pues los coces y ya está, nada como unos huevos duros con sal para el camino. Ojo también con ponerse creativos con los sándwiches, dejan pasar  las hamburguesas, los queso-jamón, pero atención, los inventos tipo manjar-plátano, quedan en la frontera.
 
2. CUIDADO CON LAS SEMILLAS.
Aunque hemos tenido experiencias diferentes en cada frontera, por regla general, todo lo que se pueda plantar marca una alerta en la fiscalización. Con las lentejas argentinas en paquetes sin abrir nos dijeron: «Son semillas de otro país, pueden traer plagas o las pueden plantar en territorio nacional, no importa que estén selladas ni rotuladas, no entran». No obstante, en otra oportunidad nos dejaron pasar las legumbres, con la condición que estuvieran selladas y rotuladas y en otra ocasión, solo las que pudieran confirmar que eran de origen chileno. Conclusión: Confusión, pero claramente, las semillitas son una gran luz roja.
 
3. MIEL NO.
No entendemos muy bien aún, cómo es eso que una abeja vaya a dar con nuestra miel y enfermarse, pero ése es el peligro, según entendimos desde nuestra ignorancia. Hay muchas enfermedades que en Chile están erradicadas y en otros países no.  Por eso, no se puede ingresar miel. En una oportunidad nos dijeron: «A Chile no ingresa miel de ningún tipo, aunque esté nueva, aunque diga que es de Chile». En otra ocasión fue algo así como: «¿Seguro que no rellenaron el pote de miel chilena con otra? Bueno, pásenla». Y en nuestra última frontera: «Si la miel estuviese sellada, rotulada, podría ingresar». Conclusión: Asegúrense que si llevan miel, esté súper sellada y rotulada y recen porque el criterio del fiscalizador no sea como el que nos quitó la miel de regalo de la abuelita que aún ni probábamos.
 
4. EMBUTIDOS BIEN ROTULADOS.
Aún tenemos gran duda. Nuestro salame de llama medio abierto no pasó la prueba. Nos lo quitaron, pero en teoría, uno bien sellado y rotulado, podría ingresar previa revisión del SAG. Nuestros amigos españoles y catalanes que  han traído jamón, tienen experiencias muy variadas, pero al parecer todo argumento a favor de un jamón viajero radica en el sellado y rotulado, debe indicar contenido y procedencia sin lugar a cuestionamientos. 
 
5. ALIÑOS SÍ. 
Aunque siempre tenemos miedo que nuestro orégano se pierda en la frontera, solo nos quitaron una vez una bolsa sin rotular. Sin embargo, en otra ocasión, solo miraron nuestro cajón de condimentos y dijeron: «Son aliños, éstos pasan». En la camper tenemos casi todo en frasquitos que llenamos cada vez que se acaba cada cosa, y eso al menos nunca nos lo han quitado. Creemos que lo mejor es tener todo de esa forma, en bolsa, tienden a chequearlo y a veces, a dejarlo en la frontera.
 
6. HIERBITAS Y YERBITAS.
Pues sí, las revisan, en busca de alguna cosa rara, pero en general pasan sin drama. Eso sí, debes declararlas igual para que las revisen. Nunca nos han quitado los tecitos, el mate, la cebada,  ni la avena, nada de esas cosas, estén en sus bolsas, envases regulares o en tappers.
 
7. FRUTOS SECOS SÍ, MIENTRAS ESTÉN PROCESADOS.
Un ejemplo simple: Almendras saladas o ahumadas sí, almendras naturales, no.  Un mix confitado de frutos secos también logra pasar la frontera.
 
8. MADERAS SIN TRATAR.
No es alimento, pero había que mencionarlo. Cualquier ramita que encuentren bonita en el camino no pasará la frontera. Sí lo harán todas las maderas tratadas. Nuestra camper está hecha de madera y en algún momento de psicosis, pensamos que podrían desmantelarla. Pero no.
 
9. HARINAS Y OTROS POLVOS SÍ. 
No hemos tenido problemas con eso, aunque siempre los revisan bien a ver si traen algún bicho. En todas las fronteras, luego del chequeo de las bolsas, las harinas y maicenas, a medio usar y sin etiquetas, han pasado a Chile.
 
10. ANTE LA DUDA DECLARA.
Ése sería nuestro consejo final. Aunque luego, un día de fiestas patrias cualquiera, mientras todos comen asado, te toque un fiscalizador de turno – que claramente no quiere estar ahí – te diga: «¿Y por esto me hiciste abrir la maleta? Aun así, declara. Declara tus huevos duros, tu sandwich, tu mercadería en general, aunque sepas que la puedes pasar, debe ser revisada.
 
En fin, de todos modos, pueden revisar la Sección de la web del SAG que explica todo esto, además profundiza en la importancia de mantener esta revisión constante. Después de ingresar por 5 distintos pasos fronterizos a lo largo de nuestro país, les recomendamos tener especial cautela con todo tipo de semillas y la miel, son lo más crítico del chequeo, además de las frutas, verduras y plantas en general. Y recuerden que los funcionarios del SAG están haciendo su trabajo… aunque nos duela… Eso nos decimos cada vez  que recordamos nuestro salame de llama y la miel de la abuelita.
0

Blog, Chile, Rutas
El Valle del Elqui es un imperdible de la Región de Coquimbo. Para los que viajamos en vehículo, no fue del todo fácil encontrar espacios rodeados de naturaleza para estacionar y pasar la noche. Los caminos al valle son angostos, sin área para aparcar,  o bien, inclinados, es decir, incómodos para dormir. 
 

Para nosotros, Valle del Elqui fue Río Mágico. Allí pudimos percibir la mística del valle. No fuimos a Fundo Los Nichos, siempre que pasamos ya se nos hacía tarde para algo y tampoco hicimos el tour de Mistral en Pisco Elqui. No obstante, en ese lugar compramos una edición exclusiva de pisco bastante buena. Qué puedo decir, con nuestros recursos que son limitados, preferimos invertir en beber un buen pisco, antes de saber con exactitud del proceso de producción. 
 
De todos modos, como les decíamos, Río Mágico en Cochiguaz nos hizo la experiencia. No acostumbramos a pagar camping a no ser que sea estrictamente necesario y en este caso fue así. No teníamos dónde estacionar, así que seguimos el consejo de un señor a quien recogimos unos kilómetros antes; el camping era la mejor alternativa. Aunque logramos un descuento, para nosotros fue caro (10 mil pesos chilenos la noche). En fin, muy lindo, para pasar la noche y para pasear de día, es un gran recinto al lecho del río. Pueden escuchar el sonido de esa rivera en nuestro canal de Youtube
 
A unos kilómetros de Vicuña, está otra postal imperdible, el Embalse Puclaro. Se hacen deportes acuáticos allí y según nos contaba nuestro guía local del momento, al parecer se han tomado los espacios más cercanos al dique. Por lo tanto, ya no es posible ir a tomar té a la orilla. Nos gustó, pero precisamente por la falta de espacios públicos frente al agua, nos desanimó para pasar un rato.
 
Y bueno, recuerden que Vicuña es la ciudad natal de la gran poeta Gabriela Mistral, por lo que su museo es parte del recorrido turístico de la ciudad.
 
No obstante, el sitio que nos sorprendió fue Monte Patria. Al interior de Ovalle es una zona agrícola muy bella, pero sin mucha infraestructura para el turista. Sin embargo, si andan viajando como nosotros, se lo recomendamos. Es mucho más campestre y la perspectiva de los valles en algunos lugares es incluso mejor que Elqui, aunque la panorámica de Vicuña desde su cerro, es fantástica al atardecer.  
 

 

 

Otro parque que nos habían recomendado era el Fray Jorge. Con un microclima y bosques valdivianos, es una especie de oasis frente al mar. Quedamos encantados con esa mezcla de verde, arena y mar. En algunos sectores parece bosque de cuento de hadas, así que es un buen panorama para hacer caminata. El parque no es gratis, aunque la entrada no es cara, tiene muy buenas instalaciones y una sala de informaciones con un guía. El único «pero» es que no se puede acampar dentro. Nosotros llegamos el día anterior y dormimos en la entrada.
 

Nuestra ruta en esta ocasión fue más familiar, pues visitamos a varios parientes y amigos de Daniel. En La Serena, Coquimbo, Vicuña, El Peñón y Monte Patria. Aunque hicimos pocos recorridos, creo que viene al caso destacar la costanera de La Serena, muy tranquila y limpia, ahí nos encontramos con Viajeros de Costa Rica.  A su vez, es imposible no recordar la fuerza de la naturaleza en Coquimbo. Venimos del norte de Chile y sabemos de terremotos, pero los daños que sufrió en 2015 la costa coquimbana son cuento aparte. Se nota que aún no recuperan el borde costero en plenitud, pero al menos se evidencia un esfuerzo local por restablecer el sector del puerto y la caleta. Aún nos queda mucho como sociedad para mejorar la respuesta inmediata y reconstrucción frente a estos eventos. 
 
PD: Unos meses después de nuestra visita a Coquimbo, la ciudad fue azotada nuevamente por otro sismo fuerte (6.7).

¿Cómo evaluamos esta ruta?

Cariño: 7 (Estuvimos a full regaloneados por la familia y amigos).

Paisajes: 6 (Valles lindos, y nos quedamos completamente con esa mezcla de vegetación y playa de Fray Jorge).

Comida: 7 (Mucha fruta para comer directo del árbol).

Precios: 6 (Buenos precios en general, la palta ya no es tan cara como más al norte).

Estacionamiento: 6 (Buenos lugares, solo en Elqui costó encontrar).

Seguridad: 6 (no sentimos peligro).

Total: 6,3

Ver nuestra bitácora camper en Youtube

0

Blog, Chile, Rutas

La segunda prueba de nuestra camper fue llegar a Laguna Roja. Veníamos de haber pasado una noche en Caleta Vítor (a 62km al sur de Arica), hermoso lugar por cierto para ir de camping un fin de semana. Siguiendo con Laguna Roja, es importante dar una primera recomendación: Si pueden hacerlo con un tour, háganlo, en verdad el camino es doloroso para el vehículo; más que tierra y terrazas, el problema son las piedras, grandotas, pequeñas y con filo. Pueden tomar un tour desde Arica o Iquique, ambos de todos modos llegan por la ruta a Camiña.

keep reading

0