Good Contents Are Everywhere, But Here, We Deliver The Best of The Best.Please Hold on!
Data is Loading...
Your address will show here +12 34 56 78
Chile, Estilo de vida, Video
Nuestro país está pasando por una de las mayores crisis sociales de la historia reciente. Aunque estamos fuera de Chile, no nos hemos querido quedar mudos frente a todo lo que está pasando. El estallido social nos ha tocado a todos, nos han dado ganas de regresar, pero el viaje, de algún modo más humilde y solitario, es también un tipo de resistencia, hacia lo que vimos como algo que no estaba funcionando en nuestra sociedad y decidimos renunciar.

Somos privilegiados en muchos aspectos, ya por el solo hecho de haber logrado emprender este proyecto. Pero no somos ajenos a los dolores crónicos que la clase media ha naturalizado estoicamente; “el que quiere celeste, que le cueste”, el endeudamiento por la educación, la salud, la vivienda, esa vejez empobrecida, esa enarbolada meritocracia, que oculta tras de sí, desigualdad. Porque – si faltara decirlo – no a todos el celeste les cuesta tanto. Y no hablo de esfuerzo, ni capacidades; cuánta ventaja y desventaja está predeterminada, dependiendo de dónde nacemos. Y está bien sentirse mal por eso, porque aguantar tantos años como sociedad, nos llevó a esta crisis.

Hace un año un francés que viajaba con su familia nos daba un adelanto: “Chile es igual del caro que Francia, pero allá ganamos más. Nuestro sueldo mínimo es casi 4 veces el de ustedes”. (Googleen si es necesario). Estas últimas semanas hemos recorrido gran parte del centro de Argentina; Córdoba, Rosario y Provincia de Buenos Aires. Y estamos muy agradecidos de todas las muestras de cariño de quienes han compartido con nosotros: amigos,  couchsufers o solo curiosos… en especial, agradecemos a esos bocinazos fugaces de desconocidos en plena carretera, tirando buena onda.
Nos ha costado procesar el estallido social y todo lo que ocurre en Chile, sin parecer panfleto, pero nos parece imprescindible expresar nuestra visión, aunque sea por aquí.

Chile puede ser un mejor país. Sin violencia de ningún lado, con más empatía. Somos optimistas, algunos dirán ingenuos y ¿un poco idealistas? Convengamos que si no lo fuéramos, ¿para qué dejar todo para viajar en una camper, o no?
En fin, a desaprender, desnaturalizar y empatizar. SE PUEDE.

Aquí un mensaje de viajeros chilenos desde distintos puntos del mundo:
0

Artículo, Chile, Opinión, Video
Tuvimos la suerte de estar este año, en el Parque Pumalín y otros, administrados por Tompkins Conservation, justo antes de su transferencia a Conaf. Hoy, con el traspaso de 407 mil hectáreas al Estado de Chile, son la mayor donación de tierras privadas de la historia. Esta nota es distinta a las anteriores, queremos invitarlos a reflexionar en la mejor inversión de todas: la naturaleza.


Pumalín

Comenzar la Carretera Austral en el Parque Pumalín fue una bofetada. Una bofetada de belleza que te golpea en cada piedra de los senderos. Y también, una bofetada bien fuerte por todo lo que en algún momento dudaste sobre los Tompkins. Cada aspecto de este proyecto, te remece: La recuperación de fauna y vegetación nativa, las rutas escénicas, bien pensadas y las instalaciones en general, te dan el golpe final de súbita emoción, pero con un trago final de culpa.


Los Tompkins y la Patagonia

En 2003, Douglas y Kristen Tompkins compraron medio millón de hectáreas en la Patagonia chilena. ¿Cómo era posible que un par de empresarios millonarios, comprara ese terreno en la Patagonia, solo para donarlo al Estado como áreas protegidas? Algo no calzaba, sin embargo el espíritu y motivación de los Tompkins fue derrumbando todos y cada uno de los mitos. Incluso aquel que no veía relación entre naturaleza y economía. Conforme avanza la Ruta de los Parques de la Patagonia, la industria turística crece en torno a este sueño. Este proyecto contemplará un recorrido de 2.800 kilómetros y 17 parques nacionales (11,5 millones de hectáreas protegidas) y según la visión de Tompkins, será uno de los principales destinos mundiales para observar la naturaleza en su estado más prístino.

Revisa el resumen de nuestro paso por Pumalín:


Un tiempo después de la entrega a Conaf, el Gobierno de Chile anunció el acuerdo con Tompkins Conservation y The Pew Charitable Trusts para crear un fondo para mantener la Ruta de los Parques. El círculo parece cerrarse, sin embargo, se abren otros y en esta contingencia, sumada a la relevancia que ha captado en el mundo el cambio climático, decir que la mejor inversión es la naturaleza, no es una idea descabellada, si no, realista, para la propia subsistencia.


Invertir en naturaleza

La invitación es a pensar en grande – y también en lo cotidiano – sobre cómo aportamos a conservar la naturaleza de nuestra región y país y a la vez, cómo podemos orientarlo al desarrollo. El equilibrio parece circense, mas no imposible. En lo grande; empresas aportando directamente en la conservación de nuestros paisajes y la vida en ellos. Y en lo cotidiano; visitando y visibilizando los parques y reservas nacionales, llevándonos la basura de  ahí, alterando lo menos posible el ecosistema. 
 
Para cerrar, las cifras son duras: El último informe de la Plataforma Intergubernamental de Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos, IPBES, fue realizado por 145 expertos de 50 países durante tres años y reveló que un millón de especies se encuentran amenazadas debido al impacto del ser humano en el planeta. La naturaleza, no es solo la mejor inversión, es la más imprescindible.
 
Revisa la nota completa que escribí en empres@ctiva:

 
0

Blog, Estilo de vida
¿Cómo financian su viaje? Ahorrar y viajar, repetir. Nuestro viaje está sustentado principalmente en ahorros, austeridad y algunos trabajos freelance que hemos comenzado a realizar. Esto, porque las matemáticas no engañan, sabemos que los ahorros se acaban. Ya estamos pensando en conseguir un empleo por un tiempo, en algún lugar más caribeño, para reabastecer las arcas y ganar calorcito,  antes de llegar de forma más definitiva a Canadá. 
 
En fin, nosotros, que teníamos trabajos estables, una vez que decidimos renunciar, planificamos nuestro tiempo en la empresa para pagar deudas y luego ahorramos por más de un año. Con esta experiencia, a continuación algunos consejos para quienes buscan ahorrar para una buena escapada de vacaciones o bien, un cambio de estilo de vida.
 

1. ¿LO NECESITO?

 
Lo primero, es dejar de comprar compulsivamente. Suena fácil, pero no lo es. Desde la experiencia, lo mejor para estos casos, es hacerse una pregunta varias veces: ¿lo necesito? ¿puedo vivir el resto del año sin ello? Solo con este cuestionamiento repetitivo, evitamos muchas compras en ropa, zapatos, artefactos tecnológicos, decorativos y electrodomésticos. Los últimos dos años antes de irnos de viaje, solo compramos cosas que llevaríamos. 
 

2. PLANIFICAR EL AHORRO Y CHEQUEAR AVANCE

 
Hazte una tabla con los meses en los que ahorrarás, monto proyectado y monto real. Actualízalo cada vez que puedas, revísalo. Esto te ayudará a cuidar tus gastos y a pensar en un objetivo, una meta. Aunque sea para financiar tus vacaciones a un pueblo cercano, esto es importante para ejercitar nuestra capacidad de ahorro. Con este mismo ejercicio planificamos un viaje a Macchu Pichu por tierra y un all-inclusive en oferta a San Andrés. Adicionalmente, recomiendo también fijar un ahorro automático desde tu cuenta corriente, así dejas de considerar ese dinero en tu bolsillo. Puedes hacer crecer tu ahorro con depósitos a plazo (1 mes o 90 días), con un retorno fijo, pero bajo… O bien, arriesgarte con un fondo mutuo que te puede dar más en un mayor plazo, pero también corres riesgos de que baje. Son opciones que puedes contemplar para mejorar tus rentas.
 

3. REDUCCIÓN DE GASTOS

 
Antes me pagaba el Adobe Creative Suite mensualmente, pagaba el Netflix familiar, compraba Jack Daniels Honey y por supuesto, salía y gastaba mucho en cafés, jugos naturales, cenas, almuerzos y salidas varias. Todo eso lo fuimos disminuyendo: Primero maté la suscripción a Adobe y compré Affinity para la edición de fotos y diseño, así solo haría ese gasto único por un programa similar. Me costó habituarme, pero ahora lo amo. Después de pagar durante un par de años Netflix para toda la familia, decidí que era el turno de uno de mis hermanos.
 

Ahorrar y viajar, repetir.

Respecto a las compras y salidas, las disminuimos bastante, almorzábamos en la casa y el fin de semana nos entreteníamos cocinando muy Gourmet, pero en nuestro hogar. Aunque en honor a la honestidad, hasta el último momento antes de renunciar, nos dábamos nuestros gustos en comida, siempre, con mucha más moderación que antes. Importante: Solía comprar fideos, arroces, lavaplatos y esa clase de cosas, bien caras y en verdad no vale la pena. Lo más importante, es qué hagas con los ingredientes, si le aplicas talento, con eso haces el mejor plato. El papel higiénico no lo discutiré, lamentablemente el más barato, siempre es malo, pero para casi todo lo demás, mi recomendación es optar por lo barato. Además, mientras el tiempo te lo permita, ignora los productos preparados que puedas hacer tú, también ahorrarás y comerás menos aditivos.
 

4. APRENDER A VIVIR CON MENOS

 
La madre de todos los ahorros. Mientras menos necesites de cosas, menos necesitas comprar, menos gastas y más ahorras para lo que desees realmente. Pueden ser unas vacaciones, una escapadita de feriado largo, un postgrado en el extranjero, un cambio de ciudad, de continente o quién sabe, pero algo que realmente valores para tu vida (puedes leer la columna “Vivir con menos” que publicamos en Elmostrador.cl)

Ahorrar y viajar, repetir.
0